11 noviembre 2008

El Subte

A Lukre no le gusta viajar en subte. Dice que es un viaje triste, monótono, no hay paisaje que mirar. TODOS SE MIRAN PERO A LA VEZ NO SE MIRAN. Todos juntos, pegados, sin mirarse de verdad. Tampoco hay espacio para los diálogos.

Miradas al vacio, lecturas de libros y diarios, cruces de ojos inoportunos aunque felizmente rápidos. De vez en cuando un vendedor, a veces un borracho o alguien que huele mal. Todos tenemos prisa. El subte no se ha hecho para compartir o conocer, solo para viajar, solo para continuar la monotonía de nuestras vidas.

3 comentarios:

NTQVCA dijo...

A mi encanta (será porque no lo hago seguido), ver a tanta gente y adivinar que es de la vida de cada uno.

Saludos

Abraham Flores dijo...

a mi me gusta viajar en subte, sobre todo cuando la distancia es larga y me permite leer un buen libro.

Ahora Que Hice dijo...

en el caso del subte o metro (así le decimos acá) en horario de entrada y salida del trabajo, si es como dices, cambia el aire con los que vienen o van a la univerdad y otras escuelas, o los de las estaciones de autobuses, la índole de los estudiantes y los viajeros es más fresca, te contagian su ánimo de novedad.

Saludos